Lucy Mattos - El lenguaje escultórico por Rosa Faccaro

(DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA E INTERNACIONAL DE CRÍTICOS DE ARTE)

“ Lucy Mattos El lenguaje escultórico "

“El trabajo creador atraviesa la vida del artista y le otorga virtudes incalculables. Todo converge hacia la meta en una obra que crece. Cada día, ese extraño tejido de paciencia y entusiasmo se cierra más en la vida que hace de un artista un ser humanamente integrado. Lucy Mattos es el ejemplo de este modelo creador que, haciendo hincapié en una tarea de investigaciones constantes en el campo escultórico, ha sabido coronar ese trabajo en una obra de proporciones poco vistas.

Nacida en Misiones, Argentina, tierra dotada de un espíritu donde emana una atmósfera mágica, rodeada de ríos fluctuantes que arrastran sedimentos vegetales, esta artista posee esa fuerza energética, que se expresa en el orden de la naturaleza.

La tierra del litoral, es la que participa, como ritmo orgánico de sus esculturas, en la consecución de un estilo, de una manera de tratar los volúmenes y sentir la materia en su propia textura vital. Lucy Mattos es depositaria de esa acción telúrica como mandato.

Maestros como Enrique Romano y Antonio Pujía, fueron los que pacientemente y con amor le inculcaron ese método sistemático de ir haciendo del oficio un encantamiento progresivo, para posibilitar en ese hacer escultórico una plasmación artística sensible. Su amor por el arte tiene en su persona a una estudiosa vehemente. El conocimiento y aprendizaje de variadas técnicas, en las que exploró concienzudamente, le entregó una pluralidad de opciones. Así vemos que su trayectoria está dirigida a concretar sus metas y objetivos en el ambiente artístico de Latinoamérica.

Si analizamos su inscripción artística en la historia de la plástica argentina diremos que pertenece a la década de los setenta, cuando la obra de género y de orden experimental se realizaba en los talleres libres de Buenos Aires. Luego de estudiar en las escuelas de Bellas Artes, la artista uso técnicas de uso industrial, como la resina poliéster, y los materiales acrílicos, que le han sido de gran utilidad para resolver texturas de suma transparencia. La luz pudo ejercer su calidad tonal desde el espacio interno hacia el espacio exterior de la pieza moldeada, a través de la técnica de neón inventada por la operadora artista.

La fuerza creadora de esta mujer, formada en largas y trabajosas horas de taller, trepada en andamios como los mejores oficiantes medievales, pudo hacer estas obras que veremos prontamente exhibidas. Sin cansancios, proponiéndose metas, defendiendo el rol de la mujer en lo mejor de su condición femenina, adquirió una de las características esenciales del hacer escultórico, que es la perseverancia y el ímpetu constante.

Las obras monumentales en las variadas figuras de la mujer, ha sido el coronamiento de un esfuerzo, y el desafío en la capacidad de enfrentar un proyecto urbano, tal como han sido los emplazamientos de sus obras en espacios públicos que se detallan en su Curriculum vitae.

Del mismo modo resolvió con maestría las piezas pequeñas, dentro de la joyería de Plata y Oro, realizadas en la técnica de la cera perdida, en una visión típicamente lograda.

Existe en su obra, una atmósfera superreal. Las diversas citaciones del artista catalánSalvador Dalí, dan cuenta de una admiración por el realismo mágico. Podemos ver yobservar en sus figuras de mujeres, variadas metamorfosis en alados seres que pueden ejercitar las facultades de vuelo en una cosmovisión mitológica.

El concepto de abstracción figurativa, varía en sucesivos períodos. Sin perder el sentido del volumen, ya que su obra pertenece a ese concepto escultórico, desvanece toda imitación, y transforma la figura en una visión idealizada que conmueve por el diálogo emotivo que concitan. Las relaciones que se establecen entre ellas hablan de un sentimiento expresado con equilibrio. La figura de mujer que sirve de emblema para este Museo, es de carácter clásico dentro de la modernidad. Es decir, el mundo que la artista propone es sereno, equilibrado, sin perder la característica formal de las curvas rítmicas que recorren la totalidad figurativa.

Rosa Faccaro

Volver a crítica