Lucy Mattos, ¿El protagonismo de la mujer? por Belén Gache

“LUCY MATTOS ¿EL PROTAGONISMO DE LA MUJER?


Lucy Mattos nació en la Provincia de Misiones.

Su infancia transcurrió en el pueblo de San Ignacio, a orillas del Río Paraná, en el mismo lugar que inspirara gran parte de la obra de Horacio Quiroga.

Fue con esta tierra roja y arcillosa que realizó sus primero modelados. Este periodo de su vida quedará marcado en la artista profundamente. Es así como vemos aparecer hoy en su obra gráfica elementos de la vegetación e incluso de la fauna misionera junto a sus figuras femeninas.

Es precisamente la imagen de la mujer el tema central de su obra. A través de ella, la artista se solidariza con su problemática social y adopta al respecto una actitud de compromiso que será constante en todo su quehacer.

Sus primeros trabajos escultóricos comienzan siendo prácticamente abstractos, estructurándose luego en planos puros de clara influencia cubista. Con el tiempo, sus formas se vuelven más libres y comienza a predominar la línea curva. Paralelamente se registra – sobre todo en sus maternidades y coincidiendo con el crecimiento de sus propios hijos - una evolución que va desde el trabajo en bloque único a una apertura y finalmente a una separación en secciones, si bien esta ruptura aparente no llega a poner en peligro el diálogo y la comprensión formal de las partes.

En su constante búsqueda, la artista utiliza materiales diversos a fin de incorporar diferentes texturas. Esto la lleva a trabajar con materiales tales como el alabastro, bronce, chapa de zinc, yeso en modelado directo, acrílico con agregados de marmolina, resina poliéster, cemento, madera, etcétera.

En dos oportunidades tiene la ocasión de viajar a Europa en donde se pone en contacto con las tradiciones del arte occidental. Pero su afán de conocimiento la ha llevado igualmente a investigar las manifestaciones artísticas precolombinas de nuestro continente, en especial la de los pueblos guaraníes.

Tras un largo aprendizaje en academias de esta capital, egresada en 1982 de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, frecuentando luego los talleres de escultura de Enrique Romano y Antonio Pujía.

Desde 1974 participa en diferentes muestras y salones de la Capital Federal y del interior del país.”

Belén Gache

Volver a crítica